Préstamos personales

Préstamos al consumo, online y urgentes

Reunificación de préstamos; pagar menos al mes no siempre compensa

La reunificación de préstamos es una opción para pagar menos al mes, pero conlleva unos gastos extra cuando se utilizan intermediarios.

Aprovechando las penurias de muchos hogares españoles, proliferan anuncios publicitarios con la promesa de reducir las cuotas mensuales reunificándolas en una sóla. Una opción que gana en atractivo a medida que las deudas empiezan a asfixiar la economía familiar. Es entonces cuando es preciso estudiar con detenimiento una salida que está lejos de ser lo mejor.

Consejos antes de unificar deudas.

Si tenemos una necesidad puntual, es mejor intentar pedir un préstamo a un familiar. Pactamos por escrito el importe prestado, los plazos de devolución, si hay intereses o no, etc. Consultamos en Hacienda las repercusiones fiscales de un pacto con intereses o sin y lo formalizamos allí mismo. Otra opción es solicitar un adelantamiento de la nómina a nuestra empresa.

Si las dos opciones anteriores no son viables, empezamos por negociar con nuestro banco, caja o con otros bancos antes de acudir a un intermediario gestor de reunificación de deudas. El Banco de España alerta que muchas de estas entidades no están bajo su control y sus comisiones son abusivas.

Antes de firmar un acuerdo con una empresa intermediaria, deberemos llevarnos la documentación a casa y asegurarnos de comprender los derechos y las obligaciones de las partes.  Hay casos en que se exige la comisión, aunque el usuario no acepte la operación propuesta.

En caso de crisis grave por sobreendeudamiento, nos tendremos que asesorar en una asociación de consumidores, en los departamentos de Bienestar Social de nuestro ayuntamiento, y solicitar un abogado de oficio por sí fuera viable una declaración de ssuspensión de pagos, con el fin de conseguir un acuerdo judicial que nos permita renegociar los pagos, conservando una parte de nuestra renta mensual para vivir.

Si el banco ejecuta la hipoteca de nuestra vivienda familiar por impago y declara vencido el préstamo, podemos evitar el embargo y continuar con la hipoteca si depositamos en el juzgado el importe debido de las cuotas que teníamos y no hemos podido pagar las costas.

En este blog sobre créditos personales también puedes informarte sobre otras características, ventajas y desventajas sobre este tipo de productos financieros.


Tipología del préstamo: Reunificación de deudas